Un año en los bosques con Sue Hubbell

He terminado de leer recientemente Un año en los bosques de Sue Hubbell. Muy recomendable para aquellos que disfrutáis de la naturewriting, o escritura de naturaleza.

Sue Hubbell era bióloga, se nota y mucho en algunos capítulos donde nos explica detalles de la vida de insectos o la maravillosa estructura del mundo de las abejas, de las cuales depende para ganarse el pan.

Sin embargo estas notas o aportaciones científicas son sólo la excusa que tiene la escritora para contarnos con sencillez y sinceridad como es su vida, como es la vida en los Ozarks, tan sincera es que no le duele en absoluto el reconocer que vive por debajo del umbral de la pobreza en cuanto a renta, y sin embargo, nos lo cuenta sin el más mínimo asomo de tristeza o pesar, con una absoluta despreocupación por las cosas de dinero, más allá de lo poco que necesita para vivir.

Acepta también como un hecho inevitable y a la vez vital los malos años después de la separación de su pareja, a veces es necesario caer a un pozo profundo para saber en que dirección debes ir.

Y es que lo que nos cuenta Sue, es como a ella, vivir en la naturaleza le ha enseñado a vivir en paz, a asumir como parte de la vida todas esas contrariedades, y molestias que nos harían fruncir el ceño.

Copio y pego le texto introductorio del libro, para mi resume muy bien lo que ella nos cuenta en su libro.

"se paciente con todo aquello que esté sin resolver en tu corazón e intenta amar las preguntas en sí mismas. No busques las respuestas, no se te pueden dar, pues no serías capaz de vivirlas. Y la clave está en vivirlo todo. Vive las preguntas ahora. Quizá, poco a poco, sin percatarte, vivas hasta llegar, un dia lejano, a la respuesta"
Rainer María Rilke

Las riquezas verdaderas

Ando leyendo “Las riquezas verdaderas” de Jean Giono. Aunque el libro no es lo que esperaba tiene algunos toques que me encantan: como cuando se transforma todo por una simple hogaza de pan hecha en casa. El autor nos señala la deshumanización de nuestro modelo de producción. De como el único valor es el dinero, de como el mercado hace que el trigo no valga nada porque hay mucho, y del valor real del trigo: convertirse en un alimento esencial.

Este tipo de sociedad cada vez más industrializada es lo que fue despoblando las masías de la montaña, en el Alto Mijares. Aquellas en las que la gente vivía de la tierra y sus recursos, en las que se intercambiaban recursos: vino por sal o azúcar, trigo por arroz, etc,..una sociedad en la que el dinero era secundario, y donde el trabajo de los humanos tenía una relación más directa con la vida real y con lo que sacaban de el.

El fin de semana visitamos la Masía La Loma, en el Alto Mijares. Si tenéis la oportunidad visitar una de estas masía puede ser una gran experiencia, quedan los restos de una vida. Han pasado décadas quizás desde que fue habitada por última vez, y aún permanecer los recuerdos de una vida en la que se valoraban más las riquezas verdaderas, y donde un saco de trigo era considerado alimento, y no dinero.

Un gran olmo presidía muchas masías, un árbol sagrado como el Tejo en Asturias o algunos árboles en culturas asiáticas o africanas, junto con las masías, los olmos han ido desapareciendo y la fotografía nos deja ver el paso del tiempo, entre el olmo que continuaba en pie y su estado actual, ya tumbado y colonizado por los hongos.

© Daniel Belenguer, Dani en la Maria La Loma.

© Daniel Belenguer, Dani en la Maria La Loma.

Libro recomendado: Western Colors de Bernard Plossu

Llevaba tiempo sin coger un libro de fotografía, he mirado y vuelvo a estudiar muchas veces lo que ya tengo, pero mira por donde me di el capricho de aumentar mi colección Plossu. Casi la llamaría así porque es el autor del que más libros tengo.

He hablado de Plossu en varias ocasiones en el blog. Primero en una visita que hizo a Railowsky para presentar su libro Vámonos. Después en la sección de Balas de Plata, donde presentaba un fotógrafo analógico de forma periódica.

Western Colors reune un trabajo fotográfico en color realizado por el fotógrafo francés durante sus años en los Estados Unidos. El libro reúne 88 fotografías impresas por el método Fresson y con todas las señas de identidad del autor: formato 35mm, focal de 50mm, composición sencilla (como el dice, cuando haces esas fotografías puedes dormir tranquilo), algunas imágenes movidas, los grandes paisajes, la arquitectura, la carretera, pocas personas...

A todo esto sumemos el color del desierto, los marrones y cielos tormentosos que ensalzan siempre la fotografía en color, los clubs nocturnos, el barro y también algunos amaneceres.

Dice Plossu que si una fotografía suya es espectacular es que se ha equivocado, y es posible, pero a mi este libro me parece un trabajo espectacular, el detalle intimo, la fotografia delicada, un formato perfecto, ni grande ni pequeño, tapa dura y un número perfecto de imágenes.. he pasado algunas mañanas disfrutando del efecto Plossu frente a la chimenea, y ha resultado de lo más placentero. 

Muy recomendable si sois fans o como introducción al autor.

Asignatura pendiente: la copia fotográfica

Decía un buen fotógrafo al que le preguntaban sobre el debate analógico/digital que una vez pasadas las imágenes a papel ya no había diferencia entre unas u otras.

Aunque yo no pienso así, - y creo que la textura y la belleza de la fotografía analógica es muy superior a la digital-, si que es verdad que mucha gente no puede o no quiere complicarse la vida con la fotografía analógica y opta por usar cámaras digitales.

La inmensa mayoría no imprimimos las fotografías que hacemos, ni siquiera una fracción, y es una pena, porque parte importante del proceso fotográfico es obtener una copia, un elemento tangible que puedes coger con las manos, guardar en una cajita o regalar como una postal de navidad.

Así que ando buscando posibilidades y opciones para imprimir parte de lo que hago, y de paso que voy mirando os pongo aquí unas ideas por si alguien esta en la misma tesitura.

Empezaré por lo mejor:

 

1- Eres un fotógrafo analógico que hace blanco y negro, cargas tus preciados rollos de 120 en una mamiya 7 o una Hasselblad, lo mejor de lo mejor, cada fotografía es pensada y cada click vale dinero.

La opción numero 1 para mi sería hacer copias de contactos e imprimir las mejores fotos en baritado, si no te llega el dinero, copias de contacto y las mejores fotos en RC, si sigues dudando por el precio quítate las hojas de contacto y elige en una mesa de luz.

La mejor opción para los puristas es la ampliación en casa, por precio y disfrute del proceso, pero si eres como muchos que no tienes sitio puedes encargar tus copias a un laboratorio de confianza, aquí te pongo una idea de un compañero que hará el trabajo por ti:

Ricardo Quesada, un enamorado de la fotografía analógica, tratará tu materia como si fuera suyo.

 

2- Metes unos tri-x en tu Nikon, leica o compacta, lo revelas en casa y escaneas con un epson u otro escáner, Sigues manteniendo ese carácter de lo analógico pero tienes una imagen digital!, como haces ahora?

Puedes probar llevar tus imágenes digitales a un servicio de calidad como por ejemplo el Estudio de Paco Mora, por un precio decente tendrás tus copias fine art para enmarcar.

 

3- te encanta la fotografía analógica pero eres un gandul/a como yo, quieres hacer carretes, tenerlas en digital y además copias  para enseñar a los amigos.. lo tienes fácil.

Carmencita Film Lab te revela, escanea e imprime tus fotos, aunque ya sabes que la gandulería tiene un precio!

 

4-Tienes una cámara digital, haces 20.000 imágenes al año y te gustaría imprimir al menos un álbum de fotografías de casa. Desde 2008 uso este servicio, es relativamente económico y al menos si tengo un libro con mis mejores fotografías de casa de cada año, disfruto viéndolos con el paso del tiempo.

Te vas a un servicio como Blurb y descargando el programa puedes elegir entre un montón de opciones decentes para imprimir un librito donde tendrás en papel los recuerdos de cada año o proyecto.

 

5- Te encanta el diseño, usas una cámara digital pero eres un enamorado del papel, de leer una revista indie en un cafe y te gustan los relojes de pulsera que solo marcan la hora, llevas tu messenger bag a todas partes y te encanta socializar. Tengo una idea perfecta para que lleves en la bolsa y compartas tus fotos sin tener que mirar la puñetera pantalla de ningún cacharro:

Moleskine pone a tu disposición unos notebooks fotográficos. Puedes hacer un par de proyectos al año e imprimirlos en esos maravillosos cuadernos, una manera elegante y limpia de tener tus fotos en papel para enseñar u hojear con tus colegas tomando unas cervezas.

 

6- tu vida es el viaje, las estancias en la ciudad donde vives y trabajas son paradas inevitables en las cuales reunir dinero para el próximo viaje, haces dibujos, pegas tus tickets de autobús de la india y de paso vas fotografiando tu experiencia a lo Max Pam.

Elige un cuaderno con papel un poco grueso y ahi vas haciendo un diario de tu viaje, es gratificante, único y conseguirás un recuerdo muy personal, como lo fue tu experiencia.

Puedes imprimir una selección de 30-40 fotografías en cualquier fotolab para acompañar a ese maravilloso diario de viaje.

En mi caso viaje hace unos años a Marruecos y es lo que hice con un cuaderno moleskine, eso si, metí demasiadas fotografías, te recomiendo una fotografia cada página como mucho.

 

7- Como fotógrafo de bodas te piden cada vez más una simple llave USB con todas las imágenes de la boda. Demuestra que tienes clase y sabes de la importancia del papel y entrega con esa llave al menos unas copias de papel, te aseguro que seguimos siendo humanos y ¡las copias en papel fotográfico triunfarán!

En LF nivel te darán ese servicio y otras opciones de calidad para pasar a papel tus trabajos, Tomás Badia es la cabeza creativa en el asunto y te podrá asesorar  si necesitas ayuda.

 

Y ¡hasta aqui llego hoy!, seguro que hay mil opciones intermedias entre estas que os propongo, la idea es siempre la misma, imprimir al menos parte de vuestro trabajo, las copias en papel son bonitas, apetece tocarlas y revisarlas, con el paso de los años ganan valor y no necesitas un dispositivo para poder verlas.

Además si estás trabajando en un proyecto fotográfico no hay mejor manera para editarlo que hacer unas copias pequeñas y ponerlas sobre una mesa o tablón, con el tiempo todo va cogiendo forma..

Si tenéis más o mejores ideas no dudéis en comentarlas y compartirlas!

saludos!!