Corzos en el Alto Mijares

Para el naturalista hay pocas más satisfactorias que encontrar una nueva especie, una de ellas es encontrar una especie donde no se la espera, normalmente porque no existía antes o porque había desaparecido.

Los que no tenemos mucha experiencia tendemos a encasillar a los animales en ciertos comportamientos y lugares. En mi caso  siempre había observado a los corzos en verdes prados o bosques en el norte de España, asociaba el corzo al habitat que encontraba en Somiedo.

Poco a poco iba viendo corzos en zonas a priori poco adecuadas: zonas agrícolas con manchas de encinar (pero también en el norte de España, en La Rioja).

Sin embargo verlo en el sur me sonaba raro, también es verdad que andaba yo desconectado del mundo naturalista. Poco a poco los avistamientos fueron dándose en la Serrania de Cuenca, en Talayuelas, donde algunos pensaban que eran ciervos pequeños) y Teruel, cerca de  Puertomingalvo. Hasta que en 2015 encontré mi primer corzo en Castellón, cerca del pueblo donde suelo veranear.

Lamentablemente el ejemplar estaba muerto, un magnifico macho en la carretera, en una zona de cortados y barrancos, perfecta para la cabra montés pero bajo mi punto de vista inaccesible para las delicadas patitas de un corzo. Quizás se cayó, porque no tenia heridas de bala y aparentemente parecía tener buen aspecto.

Como no llevaba cámara hice un par de fotos con el teléfono y ahi quedó la cosa.

 © Daniel Belenguer

© Daniel Belenguer

 © Daniel Belenguer

© Daniel Belenguer

Desde ese momento fuí aguzando la vista y comencé a tener en mente que además de cabras montesas, el corzo estaba presente en la zona. Un mes de julio oímos la ladra al atardecer (el periodo de celo, donde el macho parece que ladra de forma profunda), un par de veces lo ví fugazmente escaparse hacia la espesura y otras tantas me fueron comentando que lo habían visto. También encontré restos de otro animal.

Pero no conseguía ninguna imagen del "duende del bosque ", hasta ayer por la tarde, cuando una vez más, -moviéndome por una zona a priori poco apropiada para el corzo-, pude grabar   una hembra de corzo asustada que se iba resbalando entre las rocas.

Ahi lo dejo para disfrute de los que visitamos la zona y de los que gustáis de los animalejos!

LOS ROMEROS EN FLOR

Somos los humanos seres gregarios, nos gusta vivir y seguir a la manada, y es una estrategia muy empleada en el mundo animal, proporciona seguridad y muchos otros beneficios. Ir por libre también aporta beneficios, como por ejemplo estar sólo en medio de un magnifico paisaje poco conocido en los medios.

Se publicita  todos los años en las noticias sobre la famosa floración de los cerezos Del Valle del Jerte. No cabe duda de que es espectacular, el cerezo saca unas flores muy chulas, blancas y abundantes, asi que pensamos que es precioso y extasiante, y somos capaces de conducir cientos de kms para ver esa explosión de vida y agolparnos juntos a otros para "disfrutar"  de lo que nos han contado. Esto lo hacemos ignorantes de lo que tenemos al lado de casa, y no conocemos la floración de los cerezos en la Vall de Gallinera, o la de los almendros en Albocácer y la Vall de Laguar, por solo nombrar unos pocos lugares con una floración espectacular en su momento.

En el Alto Mijares hay unos pocos cerezos que ahora están en flor, repartidos por las huertas de autoconsumo o en pequeñas fincas de montaña. También sobreviven gracias a unos pocos los almendros, que dependiendo de la variedad florecen en Febrero o incluso por estas fechas, pero estos dias la floración que se impone en el monte que he visitado es la del romero.

Si, un arbusto solo conocido por muchos para servir como condimento y aroma a la paella valenciana. En zonas rocosas y ásperas, batidas por el viento frío que viene del Peñagolosa y Teruel, el modesto romero prospera y proporciona alimento a las maravillosas abejas y placer visual al visitante ocasional.

Incluso las poco exigentes cabras muestran predilección por las flores del romero cuando son abundantes (deben tener bastantes nutrientes) como os muestro en este video grabado en los cañones del Rio Villahermosa.

Como decía Sabina, yo no cambio París por mi aldea, ni mis romeros por los cerezos del Jerte.

 Floración del romero cerca de la Masía Reduela.

Floración del romero cerca de la Masía Reduela.

Marjal dels Moros. Un mes despues del incendio

Hace aproximadamente un mes, el fuego arrasaba la Marjal del Moros, un lugar con una biodiversidad y riqueza faunistica altísimas, máxime cuando está localizado muy cercano a la ciudad de Valencia y rodeada de infraestructuras e industrias.

En el extremo norte del Marjal se encuentra Grau Vell, una pequeña población perteneciente a Sagunto, desde allí empezamos a caminar para comprobar y fotografiar la zona.

 

En la Marjal, la vida sigue su curso, a su ritmo, y todo sigue evolucionando. Después de las lluvias recientes muchas plantas están brotando, y la naturaleza volverá a demostrarnos que es más fuerte de lo que pensamos, se adaptará a las nuevas condiciones y prosperará, unas especies se beneficiarán, otras quizás desaparezcan

Hoy hemos visto pocos signos de vida, en parte por la niebla que envolvía los tarays quemados, pero los narcisos ya florecían entre las cenizas, y miles de arañas (¿donde se escondieron?) han puesto sus telas para capturar lo que se pueda, mientras andaba por el barro hacia un solitario árbol, una rapaz ha salido de la nada y ha desaparecido con igual rapidez entre la niebla.

Fotográficamente hablando volví a retomar sensaciones al trabajar con el equivalente a un 50mm, para mi es la focal perfecta. Seguiré trabajando en la Marjal los próximos meses, quiero ver como evoluciona y si puedo, conseguir un buen reportaje de la zona.

Gracias por leer!

 Manolo fotografiando los narcisos (creemos que es la especie Narcissus tazetta).

Manolo fotografiando los narcisos (creemos que es la especie Narcissus tazetta).

 Manolo comprobando el sistema de estabilización de la olympus con las telas de araña.

Manolo comprobando el sistema de estabilización de la olympus con las telas de araña.

Fotografiando cabras monteses en el Alto Mijares

Entre unas cosas y otras me he plantado en febrero sin escribir una sola entrada en el blog. Ando liado con varios proyectos ajenos a la fotografia y no me queda tiempo de más, pero  sigo pasando algunas  horas siempre que puedo buscando e intentando fotografiar a las cabras monteses por las montañas del Alto Mijares en Castellón. 

Las cabras monteses de esta zona no están tan acostumbradas al ser humano como las de otras zonas más turísticas, y aunque hasta donde yo se en la zona no se les caza, son bastante esquivas y huidizas, cosa que agradezco, ya que siempre tengo la sensación de estar buscando y recechando un auténtico animal salvaje.

Aquí van unos consejos para el que quiera verlas sobre el terreno:

1- las cabras se mueven más en las primera sy ultimas horas del dia, también son nocturnas, y las horas centrales del día a menudo están descansando en algún sitio soleado.

2- aunque nos las imaginamos siempre en los riscos más inaccesibles, las cabras usan todos los habitats de estas montañas: roquedos, bosques, ríos secos o ramblas, cultivos de secano, etc,..asi que no sólo hay que buscarlas en sitios apartados y montañosos, a menudo cerca de los pueblos podemos verlas con mucha facilidad.

3- un buen método para localizarlas es esperar en silencio. Cuando las cabras se mueven por el monte se las puede a menudo oir antes que ver, asi que a veces el mejor sistema es quedarse quieto y escuchar.

4- otro método bueno para localizarlas es buscarlas activamente, andando por la zona con cuidado y atent@, con suerte las puedes ver (muy raro) antes que ellas te oigan a ti, y de esa manera conseguir observar su comportamiento sin la presencia humana.

5-lo normal es que ellas te descubran antes a ti, una vez descubierto una táctica buena ves no moverse. Ellas darán la voz de alarma, pero si te sientas o tumbas y no pareces una amenaza, puedes conseguir acercarte bastante y que se relajen.

 Esta es la técnica que utilicé este fin de semana cuando fotografiaba y grababa a este recental, que junto con otras crías y hembras que buscaba unos brotes verdes que llevarse a la boca.

  © Daniel Belenguer.

Nota técnica: grabado con una Olympus omd em1 mark II, un zuizo 300 y estabilizador de imagen