Parque de la Rambleta. Una necesidad vital

Acabado en el año 2002 el Parque de la Rambleta es el pulmón verde del Barrio de San Marcelino y adyacentes. Aunque solo está terminada la primera fase de un ambicioso proyecto que constaba (ignoro si seguirán en ello) de tres fases, el parque de la Rambleta constituye un auténtica reserva de naturaleza en el sur de la ciudad de Valencia.

Soy un visitante asiduo del parque: cuando mis hijos eran pequeños, la Rambleta era como un segundo hogar, en periodos de estudio me despejaba bajando de la biblioteca para dar un paseo por una zona verde, y en la actualidad sigo visitándola con frecuencia, solo por el placer de pasear por una zona verde y poder observar algo de naturaleza en la ciudad.

Uno de mis proyectos fotográficos coge prestado el nombre de la Rambleta y aunque no está dedicado a ella si la toma como punto de partida para fotografiar la ciudad a su alrededor.


Con el cambio de gobierno en la ciudad he podido ver algunos cambios y decisiones, -en mi opinión acertadas-, que intentan y están convirtiendo el Parque en un auténtico pulmón verde del sur de la ciudad.

ACTUACIONES POSITIVAS

El parque de la Rambleta es un parque bastante natural, su vegetación es autóctona en su gran mayoría y bien adaptada al clima mediterráneo seco valenciano. La decisión de incluir muchas especies de árboles y arbustos autóctonos es básica para su mantenimiento y desarrollo, y para conseguir zonas verdes más sostenibles.

Quercus sp e insectos a contraluz.

Quercus sp e insectos a contraluz.

1º PROTECCIÓN DEL SUELO

Durante muchos años y sin mucho criterio se recogieron las hojas secas de los arboles, está actuación para mantener un parque “limpio”, ha contribuido en gran manera a la degradación de su suelo. Un suelo sin cobertura vegetal es un suelo muerto, con la consiguiente pérdida de biodiversidad y problemas estructurales y de encharcamiento.

Afortunadamente alguien tomó cartas en el asunto y en la actualidad se deja crecer la hierba y las hojas caídas , proporcionando protección y vida al suelo. Esta medida, que a los no entendidos les puede parecer una dejadez, es absolutamente necesaria para que la base del ecosistema, el suelo, siga vivo y productivo. Los mirlos y otras aves lo agradecen y disfrutan de la abundancia de lombrices, un signo de la vitalidad recuperada.

Zona recuperada donde el cúmulo de hojas y materia orgánica favorece la vida.

Zona recuperada donde el cúmulo de hojas y materia orgánica favorece la vida.

Mirlo buscando alimento en el suelo del parque.

Mirlo buscando alimento en el suelo del parque.

Zona degradada, necesitada de un vallado y de protección para evitar la erosión y destrucción del suelo.

Zona degradada, necesitada de un vallado y de protección para evitar la erosión y destrucción del suelo.

2º PLANTACIÓN DE LIRIOS

Hace pocos años se procedió a plantar lirios (Iris pseudacorus) a lo largo de la ribera del lago y acequias.

Los lirios los han plantado los agricultores en las acequias de la Albufera de Valencia desde siempre, son excelentes como fijadores del terreno, y añaden un importante valor añadido proporcionando alimento y refugio a numerosos insectos y arácnidos.

spain021898.jpg
En invierno gacetas y martines pescadores se aprovechan de los abundantes cangrejos rojos americanos y peces.

En invierno gacetas y martines pescadores se aprovechan de los abundantes cangrejos rojos americanos y peces.

3º REPOSICION DE ARBOLES MUERTOS

Hace 3-4 años coincidiendo con una tremenda sequía, la grafiosis se cebó en los olmos del parque, y en la actualidad hay una gran cantidad de arboles enfermos, más los que ya han talado al haber muerto. La reposición de las bajas es necesario ya que en el futuro próximo es de prever que muchos árboles adultos morirán, dejando amplias zonas vacías de vegetación.

spain021790.jpg
Las urracas han colonizado el Parque de la Rambleta y se encuentran tan a gusto que hacen sus nidos en lo alto de los árboles.

Las urracas han colonizado el Parque de la Rambleta y se encuentran tan a gusto que hacen sus nidos en lo alto de los árboles.

4º INSTALACIÓN DE CAJAS NIDO

Más alla de lo bonito que nos pueda parecer, la instalación de cajas nido puede ser una medida importante para mejorar la salud del parque. La Rambleta apenas tiene árboles maduros con huecos donde las aves insectívoras puedan anidar, asi que favorecer a las aves insectívoras poniendo cajas nido podría favorecer la permanencia en el parque de numerosos passeriformes como papamoscas, carboneros, herrerillos, mitos, verderones, verdecidos, colirrojos, petirrojos, etc,..todas especies que en un momento u otro de año están presentes en el parque y que en mayor o menor medida consumen insectos.

Esta semana descubrí un pequeño hotel de insectos, aunque ignoro si es otra medida publica o una iniciativa ciudadana.

Caja nido para passeriforme.

Caja nido para passeriforme.

Hotel de insectos.

Hotel de insectos.

Palomar ecológico.

Palomar ecológico.

Las cotorras y otros animales alóctonos han prosperado en la ciudad y colonizado también el parque.

Las cotorras y otros animales alóctonos han prosperado en la ciudad y colonizado también el parque.

5º HUERTOS URBANOS

La reciente creación de parcelas dedicadas a huertos urbanos (todavía pendientes de la adjudicación de la gestión) es un paso más para convertir el Parque de la Rambleta en un referente de naturaleza urbana. Los huertos urbanos son una realidad en otras ciudades y en Valencia no podía ser menos. Son una formula adecuada para acerca a la gente al mundo rural y a entender mejor los ciclos naturales.

Vista actual del espacio donde se desarrollarán los huertos urbanos.

Vista actual del espacio donde se desarrollarán los huertos urbanos.

Al estar al lado del parque, los agricultores de estas parcelas se beneficiarán de la gran variedad de aves (para ser una ciudad) que habitan el parque, y estoy seguro que los insectívoros se pondrán las botas en los huertos que necesariamente tendrán que ser ecológicos.


Inflorescencias de chopo.

Inflorescencias de chopo.

En pocas semanas la Rambleta estará espectacular, el buen tiempo, la floración y la explosión de vida invitan a pasear y conocerla. si vivís en Valencia y todavía no la conocéis os recomiendo la visita, a poco que os guste la naturaleza disfrutareis!

¡Gracias por leer!

Las riquezas verdaderas

Ando leyendo “Las riquezas verdaderas” de Jean Giono. Aunque el libro no es lo que esperaba tiene algunos toques que me encantan: como cuando se transforma todo por una simple hogaza de pan hecha en casa. El autor nos señala la deshumanización de nuestro modelo de producción. De como el único valor es el dinero, de como el mercado hace que el trigo no valga nada porque hay mucho, y del valor real del trigo: convertirse en un alimento esencial.

Este tipo de sociedad cada vez más industrializada es lo que fue despoblando las masías de la montaña, en el Alto Mijares. Aquellas en las que la gente vivía de la tierra y sus recursos, en las que se intercambiaban recursos: vino por sal o azúcar, trigo por arroz, etc,..una sociedad en la que el dinero era secundario, y donde el trabajo de los humanos tenía una relación más directa con la vida real y con lo que sacaban de el.

El fin de semana visitamos la Masía La Loma, en el Alto Mijares. Si tenéis la oportunidad visitar una de estas masía puede ser una gran experiencia, quedan los restos de una vida. Han pasado décadas quizás desde que fue habitada por última vez, y aún permanecer los recuerdos de una vida en la que se valoraban más las riquezas verdaderas, y donde un saco de trigo era considerado alimento, y no dinero.

Un gran olmo presidía muchas masías, un árbol sagrado como el Tejo en Asturias o algunos árboles en culturas asiáticas o africanas, junto con las masías, los olmos han ido desapareciendo y la fotografía nos deja ver el paso del tiempo, entre el olmo que continuaba en pie y su estado actual, ya tumbado y colonizado por los hongos.

© Daniel Belenguer, Dani en la Maria La Loma.

© Daniel Belenguer, Dani en la Maria La Loma.

Fotografía de stock 2019

La entrada hoy es una invitación a leer una entrada en el blog de Daniel J. Cox, fotógrafo de naturaleza estadounidense y embajador de Panasonic. Fué uno de los primeros fotógrafos en adoptar las cámaras micro 43 como una alternativa a las reflexiones tradicionales.

Creo que la opinión de un fotógrafo que ha sido profesional más de 30 años y vivido la transición analógico/digital y dinero/no dinero en la fotografía es muy respetable.

En el post Daniel relata como un joven fotógrafo recibe lo que vale un café por una fotografía que luego se venderá y se venderá y se venderá…proporcionando ingresos, pero no al fotógrafo.

Y además en contra de la opinión de muchos no culpa al mercado sino a los fotógrafos, y es que el mercado está saturado de gente que regala su fotografia, sea buena o mala, ya no importa a casi nadie esto. Lo importante es que sea gratis.

Al final se ha ido cayendo al pozo y resulta que ya no se puede vivir ejerciendo una profesión que era un sueño.

¿Os imagináis como sería que os pagaran por ir a fotografiar un reportaje de algo que os encantara? así es como conseguí parte de mi archivo online, y que además ¿retuvierais los derechos de las fotografías y las pudierais vender en sucesivas ocasiones (Rights managed en el argot)?, y que ¿¿con el dinero de vuestras fotografías pudierais comprar equipo e incluso mantener una familia??, OMG!

Daniel J Cox lo explica muy bien, en su caso centrado en la fotografía de naturaleza y en USA, donde se pagan los mejores precios. Lo de Españistan no tiene nombre ni razón de ser.

y al final del post lo dice muy claro, fotografiar por placer tiene mucho más sentido hoy en día, como estos pescadores en la Gola del Perellonet que lo pasan genial levantándose antes de amanecer para meterse en agua congelada y pescar o no pescar.

© Daniel Belenguer

© Daniel Belenguer

Un paseo invernal

Del libro Un paseo invernal de Henry David Thoreau

“En este pequeño valle solitario, con su arroyuelo que fluye por la ladera, el hielo estriado y los cristales de todos los matices, donde los abetos y pinabetes se elevan a ambos lados, y los juncos y la avena silvestre crecen en medio del riachuelo, nuestra vida es más serena y digna de contemplar”.

una excusa como otra cualquiera para compartir los blancos que vi la otra mañana en un pequeño valle solitario por donde pasa un arroyo.

Siempre le digo a mi hijo: “ aprende de la naturaleza, lleva años perfeccionando lo que hace y todo sucede por algo”. En invierno, todo se ralentiza, muchas seres vivos simplemente esperan, -sin forzar- a que lleguen mejores condiciones para crecer, florecer, fructificar, reproducirse.. cuando vives en el campo tienes que seguir los ritmos naturales, no hay otra, y lejos de agobiarnos por la oscuridad o el frio, deberíamos agradecer que estén ahí, porque con ellos podemos descansar mas, dormir, refugiarnos en nuestra cueva y recuperar energías con unas buenas castañas asadas.

adoro el invierno

© All images. Daniel Belenguer