Cuaderno de campo. Get dirty!

El título de la entrada lo dice todo. Para ver animales hay que entrar en su terreno y alejarse del asfalto: andar por cualquier terreno supone caídas, arañazos, picotazos, barro, agua, cansancio y sobre todo madrugones. Es lo que hay, y cuando uno se acostumbra no es algo malo sino todo lo contrario, este año, cuando volvimos a Valencia se nos hizo raro andar tan plano y sin obstáculos por la ciudad.

Adaptamos nuestro trabajo de campo (observaciones, colocación de cámara trampa, etc,..) a la climatología. El verano en la Comunidad Valenciana es tórrido, en el Alto Mijares hace calor de día pero por la noche normalmente refresca . Así que cualquier excursión por suave que sea había que programarla madrugando mucho o saliendo muy tarde. Otra opción fue emplear los días más calurosos para recorrer los barrancos con agua en busca de odonatos, anfibios o reptiles acuáticos, y los días nublados para movernos fuera del alcance del refrescante rio Villahermosa.

© Daniel Belenguer. ¡¡¡Camuflarse bien es fundamental!!!, cerca de este tramo de rio habíamos visto una culebra de collar adulta así que un acercamiento sigiloso es ¡recomendable.!

© Daniel Belenguer. ¡¡¡Camuflarse bien es fundamental!!!, cerca de este tramo de rio habíamos visto una culebra de collar adulta así que un acercamiento sigiloso es ¡recomendable.!

Los animales acoplan también sus ritmos a este calor, se vuelven más nocturnos que en otras épocas del año. Las últimas semanas de agosto por ejemplo estuve persiguiendo algunos días a una pareja de machos monteses con una buena cornamenta, quería conseguir algun retrato de un macho de cabra montés, no puedo ser. Por lo que ví después en la cámara trampa, llegaba tarde siempre: sobre las 7:30 solía llegar a la zona donde les había visto con anterioridad subir del rio sobre las 8:30 am, me escondía y nada, no aparecían, no se si tuvo algo que ver pero coincidió con unos días de mucho calor. Cuando comprobé los videos de la cámara trampa sobre las 7:15 am ya habían subido del rio y estaban más altos en la montaña que yo, ¡ya podía esperar!.

Durante todas nuestras excursiones fuimos aguzando la vista para aprender y encontrar todo tipo de rastros que encontrábamos. Los carnívoros en particular dejan señales territoriales o de sus correrías de caza,  distintas en función de la especie. En más de una ocasión acertamos, y pudimos comprobar que las marcas se correspondían con el animal que captábamos. En la naturaleza los movimientos, ruidos y señales son a menudo sutiles.

Otro buen ejemplo es el jabalí. Localizamos en un área ribereña algunas marcas: hozaduras y pisadas (que también podían ser de cabra montés, en la arena las huellas no se marcan bien), había agua, y estaba bastante protegida, con numerosos lugares para escaparse en caso de necesidad. Así que probamos y voilà: al cabo de un par de noches apareció un jabalí, en ese mismo sitio también conseguimos grabar varios videos de una pareja de  garduñas.

Hay animales como los sapos, que son más fáciles de encontrar, muchas noches salen al amparo de la humedad, y si llueve, mucho más, así que la primera noche que tuvimos una tormenta salimos y conseguimos nuestra primera observación del Bufo bufo.

Los escorpiones todavía fueron más fáciles, Javi barreda nos comentó de una zona donde suelen haber y allí estaban, después de unas cuantas piedras grandes levantadas los observábamos a placer el primer día que los buscamos. 

Las aves pequeñas requirieron otra técnica: con una red de camuflaje me sentaba - en una zona que sabía que frecuentaban- antes de amanecer a esperar a que llegarán las oropendolas, picos picapinos y con suerte arrendajos. Cuando salía de allí completamente entumecido por la inmovilidad me acordaba del porque de los hides y de la necesidad de una sillita o algo más cómodo.

Algunos animales se nos han escapado, por ejemplo el corzo. Se que en Ludiente, y en la comarca del Alto Mijares se mueven, los he visto los últimos años, pero lamentablemente este verano sólo encontré una pata suelta de un ejemplar que me confirmaron era de corzo ( en el grupo de Facebook Muskari rastros,- muy recomendable para aprender sobre rastros-).

© Daniel Belenguer. Pata de corzo encontrada entre Argelita y Ludiente, cerca de donde encontré un macho muerto el año pasado. Aunque no debe ser nada abundante hay corzo en la zona.

© Daniel Belenguer. Pata de corzo encontrada entre Argelita y Ludiente, cerca de donde encontré un macho muerto el año pasado. Aunque no debe ser nada abundante hay corzo en la zona.

Por último y no menos importante, los niños en un pueblo exploran sin cesar, de día y de noche, en el rio, jugando a pillar, al zombi o al fútbol. Ellos tienen una curiosidad natural y prestan  bastante más atención al detalle que los adultos. Muchas observaciones de mantis religiosas, salamanquesas rosadas, e incluso un zorro cerca del pueblo las hicieron ellos mientras jugaban. Por no hablar de todas las culebras, madrijas, barbos y sapos que encontraron o pescaron.

Manipulamos algunos animales, como por ejemplo la salamanquesa rosada de la fotografía, siempre con extremo cuidando de que no les pasara nada y después de un par de fotos volvían libremente a lo suyo en el mismo sitio donde los habíamos cogido, el método funcionaba porque a menudo los volvimos a ver en los mismo sitios, así que sabemos a ciencia cierta que no sufrían daño. También enseñamos a otros niños algunos animales como culebras viperinas, desafortunadamente en Ludiente muchos siguen pensando en las serpientes como seres malignos del diablo que hay que exterminar, y esta idea se transmite de abuelos a nietos, de la misma manera algunos niños han llegado a la conclusion de que es divertido matar a los indefensos sapos (por solo poner dos ejemplos).

De alguna manera civilizada hay que romper ese circulo de sinrazon y una de ellas es mostrar los animales a los niños, sin violencia, y casi nunca falla, les resultan fascinantes. Estoy convencido de la que la educación es la clave, la mayoría de niños (y adultos) están desconectados de la naturaleza, y de la nuestra en particular. No la conocen en absoluto, saben lo que es un león o un tigre por los documentales, pero no saben por ejemplo lo que es una garduña o que las culebras viperinas son totalmente inofensivas..

 

ACTUALIZACIÓN: Mi archivo fotográfico ya no está disponible online con Photoshelter, a partir de este momento (2018) lo gestionaré a través de agencias o directamente. SI estás interesado en alguna imagen o trabajo no dudes en contactar conmigo. 

© Daniel Belenguer. Dani con una salamanquesa rosada. La encontramos al lado de casa, volvíamos después de beber unas cervezas a cenar a casa, ¡llevar la cámara encima siempre tiene ventajas!

© Daniel Belenguer. Dani con una salamanquesa rosada. La encontramos al lado de casa, volvíamos después de beber unas cervezas a cenar a casa, ¡llevar la cámara encima siempre tiene ventajas!

Como siempre, gracias por leer!

Próximo capítulo: fototrampeo.

Cuaderno de campo. Los materiales

Lo primero es obvio, para hacer un cuaderno de campo necesitas una libreta, cuadernillo o similar, yo tenía en casa un par de cuadernos moleskine con papel para acuarela desde hacia un par de años. Ya había utilizado uno en su día uno para hacer un librito sobre un viaje a Marruecos y cumplía los requisitos que buscaba: 1º no había que comprar uno nuevo y  2º tienen hojas gruesas para pintar o pegar fotografías y objetos.

En nuestro caso usamos también un cuaderno de escritura normal, pequeño para apuntar ideas y anotaciones en campo, queríamos que el "cuaderno definitivo", fuera lo mejor posible.  Esto incrementa bastante el tiempo que empleas en hacer el cuaderno, aunque el resultado es más ordenado.

© Daniel Belenguer. Un ejemplo: en el cuaderno en sucio anoté este posible pequeño proyecto que era hacer un mini estudio de una charca, con mediciones de ranas y renacuajos. En el cuaderno " limpio" es donde pegamos la foto y pasamos a limpio las observaciones de campo.

© Daniel Belenguer. Un ejemplo: en el cuaderno en sucio anoté este posible pequeño proyecto que era hacer un mini estudio de una charca, con mediciones de ranas y renacuajos. En el cuaderno " limpio" es donde pegamos la foto y pasamos a limpio las observaciones de campo.

© Daniel Belenguer. Los cuadernos moleskine incorporan además una goma elástica muy adecuada para mantener y conservar el cuaderno, máxime cuando hay elementos pegados.

© Daniel Belenguer. Los cuadernos moleskine incorporan además una goma elástica muy adecuada para mantener y conservar el cuaderno, máxime cuando hay elementos pegados.

Acuarelas, lápices, gomas, rotuladores, pinturas de colores, celo, tijeras,, etc,.. utilizamos todo tipo de material escolar para escribir, dibujar, pegar  y hacer el cuaderno algo variado. 

© Daniel Belenguer. Un fechador manual, acuarelas, pinturas de  madera, rotuladores, etc,.. me ha faltado poner la regla, importante para medir en campo.

© Daniel Belenguer. Un fechador manual, acuarelas, pinturas de  madera, rotuladores, etc,.. me ha faltado poner la regla, importante para medir en campo.

Un complemento importansitimo era identificar especies y/o comportamientos, era la bibliografía, cogí todas las guías de campo que tenía en casa y  pensaba que podría usar y me las llevé al pueblo. La conexión a internet no funciona todo lo bien que uno querría, más bien nada, así que en este caso el papel demostró su utilidad y superioridad. En particular leimos y utilizamos mucho el Libro de Huellas y Rastros de los Mamíferos Ibéricos , de Benjamín Sanz Navarro. 

Nos encontramos a menudo fotografiando y buscando rastros en el monte, consultando después lo que podría ser aquello.. Los animales dejan señales en sus recorridos, no hay duda, pero unos son más fáciles de encontrar y reconocer que otros! 

© Daniel Belenguer. Las buenas guías de campo duran muchísimos años, y aunque siempre estoy tentado de renovarlas nos apañamos a la perfección con lo que teníamos, que ya estaba muy bien!

© Daniel Belenguer. Las buenas guías de campo duran muchísimos años, y aunque siempre estoy tentado de renovarlas nos apañamos a la perfección con lo que teníamos, que ya estaba muy bien!

Para el trabajo de campo, el elemento básico del naturalista son los prismáticos. He tenido dos prismáticos en mi vida: los de la 1º comunión que me los trajeron este Canarias ( eran más baratos) y unos swaroski que compré cuando era rico, con estos últimos no puedo estar más contento, los tengo 20 años aproximadamente y dan un rendimiento excepcional, además están sellados y tienen garantía de 40 años (sino recuerdo mal). Conclusión, si te tomas en serio lo de ver animales es muy buena opción. 

© Daniel Belenguer, Dani jr en la Marial del Moro con los prismáticos.

© Daniel Belenguer, Dani jr en la Marial del Moro con los prismáticos.

Una pequeña red de pesca, una navaja, lupa, linterna, bolsitas de plástico, loción anti-garrapatas, postpica  .. todos fueron usados y demostraron su utilidad de algún modo en nuestras salidas.

© Daniel Belenguer. Kit de supervivencia como nosotros le llamamos, con las pinzas pudimos coger escorpiones, la lupa es muy útil para apreciar los detalles pequeños, una navaja siempre la usas, bolsitas por si encontrábamos algo.. en la foto púas y mandíbula de un erizo dentro de una bolsita.

© Daniel Belenguer. Kit de supervivencia como nosotros le llamamos, con las pinzas pudimos coger escorpiones, la lupa es muy útil para apreciar los detalles pequeños, una navaja siempre la usas, bolsitas por si encontrábamos algo.. en la foto púas y mandíbula de un erizo dentro de una bolsita.

© Daniel Belenguer. Dani observando con la lupa una orquídea en la Sierra de Albarracín.

© Daniel Belenguer. Dani observando con la lupa una orquídea en la Sierra de Albarracín.

© Daniel Belenguer. Esta culebra viperina la cogimos con el salabre (red de pesca pequeña) cerca de donde nos bañamos habitualmente, me llamó la atención que tenía una herida cicatrizada de algún ataque. ¿quizás por eso la cogimos tan rápido?

© Daniel Belenguer. Esta culebra viperina la cogimos con el salabre (red de pesca pequeña) cerca de donde nos bañamos habitualmente, me llamó la atención que tenía una herida cicatrizada de algún ataque. ¿quizás por eso la cogimos tan rápido?

 

Otro elemento fundamental en el proyecto iba a ser la utilización de una cámara trampa, en su día pedimos a los Reyes Magos una y ¡estábamos deseando usarla a toda hora!.

La cámara trampa nos ha dado una satisfacción detrás de otra. Es una experiencia emocionante buscar el rastro de un animal, intuir por donde puede estar, atraerlo..y luego al cabo de los días volver a por una posibilidad.

Ya que iba a ocuparme de intentar hacer algunas fotografías de animales, decidimos usar la cámara trampa en modo video.. Así que tuve que extraer fotogramas para pegar en el cuaderno de campo, lo cual le añadía variedad al formato a pesar de la menor calidad de las imágenes nocturnas.

© Daniel Belenguer. Lá cámara trampa (Browning) y los prismáticos que me han acompañado los últimos años..

© Daniel Belenguer. Lá cámara trampa (Browning) y los prismáticos que me han acompañado los últimos años..

El equipo fotografico era también importante, sobre todo para mí, pero no era lo esencial del proyecto, ya que el objetivo principal era la observación y aprendizaje. Usé un equipo micro43. Este equipo es ligero, puedes llevarlo encima cuando bajas al rio, vas de excursión o das un paseo..muchas de las fotografías que tomé fueron durante caminatas o momentos "no fotográficos", además está protegido contra el agua y el polvo, ambos abundantes en la zona. La verdad es que en su día no me adapté muy bien a estas cámaras, pero esta vez me ha demostrado que al menos para mí, y para este tipo de proyecto fotográfico, es insuperable por su combinación de ligereza y calidad.

 

Y hasta aqui llego hoy, no me da tiempo a más.

¡Gracias por leer! y si te sigue interesando en el proximo post hablaré algo de como lo hicimos en campo.

 

Cuaderno de campo. La idea

Cuaderno de campo, diario de un naturalista, nature journaling...el concepto básico detrás de la elaboración de un cuaderno de campo es registrar lo observado en la naturaleza a través de  de la EXPERIENCIA PERSONAL. 

observar, rastrear, esconderse, andar, nadar, buscar, encontrar, fotografiar, escribir, dibujar..son algunos de los verbos que utilizaría para describir lo hecho.

Muchos recordamos y conservamos los famosos cuadernos de campo de Felix Rodriguez de la Fuente, donde nos explicaba los animales que vivían a nuestro lado, no hacía falta irse al Serengeti, si salías al campo podías observar algunos de los animales que veas en la tele o en los magníficos dibujos de cuadernillos semanales que fueron saliendo.

© Daniel Belenguer. Algunos de los cuadernos de Félix Rodriguez de la Fuente, el abierto en concreto es el primero que me regalaron mis padres. ¡Pequeños carnívoros!

© Daniel Belenguer. Algunos de los cuadernos de Félix Rodriguez de la Fuente, el abierto en concreto es el primero que me regalaron mis padres. ¡Pequeños carnívoros!

Con 14-15 años y las limitaciones autodidactas de un chico de ciudad, hice algunos cuadernos de campo, básicamente unas humildes libretas  hechas a boli, lápiz y pinturas de madera. No soy una persona que guarde muchas cosas del pasado, pero esos cuadernos los guardo como un tesoro personal.

© Daniel Belenguer. Algunas páginas de mis antiguos cuadernos de campo.

Desde los veintitantos las guias de campo y los prismáticos salieron muchos menos de casa, y aunque siempre me fijaba en los animales y plantas en mis salidas al campo, tuve que dejar de a un lado mis observaciones naturalistas a favor de quehaceres más prácticos.

sin embargo el disfrute en la naturaleza y la inquietud por conocer siempre estuvieron ahi.

Con los años, los hijos van siendo más independientes, y uno se libera en cierta forma de ciertas rutinas diarias, quedando quizás más tiempo libre parado personal. En mi caso he tenido la suerte de que mi hijo pequeño (11 años) se ha ido aficionando poco a poco a la naturaleza: 1º con las serpientes (sobre todo gracias a un incidente doloroso que tuve con una víbora ) y después a las plantas carnívoras de las que es un apasionado.

Además ha pasado todas sus vacaciones en la naturaleza, un pequeño pueblo donde es habitual ver animales silvestres de todo tipo.

Hace poco escribí sobre una salida a la Sierra de Albarracín (Teruel) donde pudimos aprender algo de orquídeas y de la magnifica naturaleza de Teruel.En aquel momento la idea del cuaderno de campo ya estaba decidida y aquello fue como un empujón que confirmo nuestras ganas del proyecto!

Nos planteamos hacerlo en verano, observando y apuntando las especies que fuéramos encontrándonos en nuestro lugar habitual de vacaciones: Ludiente.

Ludiente un pequeño pueblo del Alto Mijares del que he escrito bastantes veces. La zona es montañosa, con roquedos importantes y bosques densos de pinos, también hay algunos espacios abiertos sobre todo asociados a las masías, y un magnífico rio de montaña pasa por allí, generando un gran cantidad de vida y biodiversidad, y permitiendo a los humanos escapar del abrasador verano mediterráneo.

 

Teníamos claro que ambos queríamos disfrutar de las vacaciones, pero también estábamos ilusionados con este proyecto, así que había que encontrar el punto de equilibrio.

Decidímos repartirnos el trabajo de la siguiente manera:

El escribiría la mayoría de los textos, juntos colocaríamos la cámara de fototrampeo y yo me encargaría de intentar hacer algunas fotografías y dibujos. Entre los dos buscaríamos rastros y cualquier cosa susceptible de figurar en nuestro diario naturalista. 

El reto estaba servido, y el uno de julio comenzamos a recoger las plumas que encontramos en nuestra calle en Ludiente...

Próxima entrega: los materiales que utilizamos.

saludos y gracias por leer!!