Accidente de Metro de Valencia, 8 años

A estas alturas poca gente queda en Valencia que no conozca lo que pasó en el tristemente célebre accidente de metro de Valencia hace 8 años. Desde luego no por la cobertura informativa que se hizo por parte de los medios oficiales, sino por la insistencia de las víctimas y por el choque mediático que supuso el programa sobre el accidente de Salvados

El accidente coincidía con la visita del Papa Benedicto XVI a Valencia (luego nos hemos enterado oficialmente que la Mafia Valenciana estaba bien metida en todo esto). El Papa era mucho más importante para aquellos que las víctimas del accidente y Canal Nou ( por órdenes políticas) no cambió su programación en ningún momento, la cobertura informativa del gran evento del Papa era prioritaria, ejemplarizando una vez más la política del Partido Popular que como siempre demuestra tener una gran sensibilidad social. Las técnicas mafiosas que se llevaron a cabo para exculpar a la oficialidad y evitar desgaste político ya se conocen.

En el accidente murieron 43 personas y 47 heridos, sin contar a los familiares de las víctimas directas que obviamente también son víctimas.

Ese día yo también cogí el metro para ir a la Escuela Oficial de Idiomas, no me enteré de nada hasta mucho después, la parada de metro de Jesus está a 10' de mi casa y paso andando por allí a menudo. Cualquiera de nosotros podía haber estado allí, fue cuestión de suerte haber estado allí o no. 

El destino da muchas vueltas y años después un compañero de clase de mi hija es el hijo de uno de los fallecidos en el accidente, así que con tantas horas de parque entre padres y niños, hemos vivido el accidente y lo que supuso para los familiares de forma un poquito más cercana a lo que se ve por los informativos.

Para mí no fue ninguna sorpresa el programa de Salvados, desconocía los detalles, pero si vives en Valencia y te preocupas de algo más que las fallas y el fútbol, acabas viendo día a día como la corrupción es algo totalmente habitual,  desde las más altas esferas hacia abajo, se ha infiltrado en el sistema y como la mierda, va bajando.

A estos que nos gobiernan les interesa la legalidad, por eso la manipulan todo lo posible para sus intereses, para que el acto criminal sea legal, ya tienen el escudo y sino se lo fabrican a medida para protegerse.

A estos que nos gobiernan les interesa que bajen las cifras del paro, para ponerse medallas y volver a salir votados, pero les importa una mierda las 500.000 personas que salieron de España porque no tenían trabajo el año pasado, o si cobras 600€ trabajando 10horas al día. A fin de cuentas eres un parado menos, no?, no te quejes joder!!!

¡¡¡No tocaremos Sanidad y Educación!! rezan sus lemas electorales!, en los últimos dos años 28.000 trabajadores fijos menos en Sanidad y 24.000 profesores menos. mi última visita a un  hospital público como paciente supuso 12 horas en urgencias de pediatría: una enfermera y una auxiliar totalmente desbordadas, que ademas de hacer su trabajo tenían que aguantar toda la mierda que les decían los pacientes que llevaban horas esperando ¡¡¡¡.LOS CULPABLES SON OTROS!!!!, ¡¡¡¡ABRID LOS OJOS!!!!

La realidad es que para ellos somos peones del tablero de ajedrez, piezas sacrificables para que sobreviva el rey y la reina, vamos, la última mierda prescindible. Eso si, cada cuatro años necesitan nuestro voto, ahí podemos decidir algo, aunque sea poco. Pero PODEMOS.

Hoy debería ser un día intimo para las víctimas, de luto por las personas queridas, de acercamiento de las instituciones al ciudadano. En vez de eso es un día de reivindicación, de pelea constante para que alguien les haga caso, de búsqueda de justicia.

No se trata de izquierdas o derechas, se trata de que importemos las personas, no las cifras.

Fernanda Basconcelos Doldan. © Daniel Belenguer

Fernanda Basconcelos Doldan. © Daniel Belenguer