agricultura ecológica para novatos

Hace tres años comencé a cultivar durante unos meses (abril a octubre) alguna huerta que me han ido dejando en el pueblo donde paso el verano. Aunque tengo conocimientos teóricos del tema, nunca me había lanzado a hacer algo con mis propias manos. Quizás ese es un gran fallo de la educación española: mucha teoría y poca práctica. He aprendido más de agricultura y el campo en este tiempo que en todos los años de carrera universitarios. Y es que además, el sistema actual de producción agrícola está orientado al mercado, al dinero y no a proporcionar alimentos saludables.

En mi caso no tenia mucho que perder: tiempo ( me sobraba ), cansancio (tiempo que ahorras haciendo deporte ), dinero?, la tierra me la dejan y el agua es muy económica.., por tanto lo único que tenía que hacer era comprar plantas o semillas y abono orgánico.

Fertilizantes químicos y pesticidas no están permitidos en mi huerta.

Durante este tiempo, siendo como soy un agricultor novato, he cometido y cometo innumerables fallos. A veces es descorazonador, lo confieso, y frustrante, pero la naturaleza es generosa y lo compensa siempre.

La agricultura es uno de los oficios menos valorados del mundo, uno de los más necesarios y uno de los que más tiempo lleva aprender. Se convierte en casi un arte si de lo que hablamos es de producir alimentos de un modo sostenible.

La única opción viable en mi caso era la agricultura ecológica. Habiendo conocido de primera mano lo que hace y como se practica la agricultura convencional, no quería saber nada de química, pulverizaciones, etc,..salga lo que salga no se pulveriza, ni siquiera con productos permitidos. También está el argumento económico: no tengo mochila de pulverizar, ni voy a comprar, tampoco voy a gastar mas dinero aparte de las plantas, semillas o abono orgánico. Me permito una ayuda labrando la huerta con un motocultor ( este año a medias con la azada..).

Con esas premisas las intervenciones que me permito son: controlar algo las hierbas adventicias (cuando las plantas son pequeñas), y sobre todo incrementar la biodiversidad de la parcela al máximo, con aromáticas, flores, plantas silvestres y la máxima variedad posible de plantas cultivadas.

Los pronósticos de los agricultores veteranos han sido de este tipo: "no cojeras nada", "se te come la hierba", "no comerás una fresa", " si no pulverizas no cojeras nada", " se te da mejor la cámara que la azada", etc.  

A los agricultores les parece que nunca estoy en la huerta (una vez cada semana o cada 15 días con la ayuda de amigos que me riegan a veces), a mis amigos les parece que siempre estoy en la huerta (cuando coincidimos en el pueblo).

Al final, sin tener ni puñetera idea practica, con pocos medios y muchas ganas, las cosas van saliendo. No recojo ni de lejos lo que otros, meto la pata a menudo, y aún así me harto a comer verdura ecológica durante varios meses al año, tengo para regalar algo a los amigos, y estoy seguro que si continuara  10 años más los resultados mejorarían, ya que los sistemas naturales necesitan un tiempo para equilibrarse, y los tiempos en naturaleza siempre son más lentos de lo que espera el ser humano.

Por tanto, si tuviera que dar un consejo de novato a alguien que se plantea tener una huerta o cultivar alimentos en un balcón, sería este: HAZLO, no tengas miedo o vergüenza, es súper gratificante, saludable, y relajante.. y simplemente serás más feliz.

© Todas las imágenes Daniel Belenguer