amo la fotografia

Aclaremos primero: la fotografía química, analógica, argéntica. 

No puedo explicar de otra manera mi obstinada necesidad de volver una y otra vez a la posibilidad de seguir cargando carretes en una cámara, a pesar de las dificultades y complicaciones que me ha dado en el pasado.

Hace unos meses vendí todo mi equipo analógico. El tiempo necesario para revelar y escanear, los problemas con laboratorios, el precio de los carretes en color subiendo y el elevado  coste de todo el material que tenia (poco pero caro). Así que acabe harto, pero muy harto, reuní un buen montón de dinero al vender todo lo que tenía y compre un equipo digital, el cual es perfecto para captar y registrar cualquier situación que te puedas imaginar, una maravilla de la técnica oiga.

Así que con ese pedazo de equipo ¿por qué echo de menos todos los problemas que tenía con los carretes?. Las fotos que hago ahora son supernitidas, no hay una mota de polvo o raya que quitar, puedo darle al botón cientos de veces sin coste añadido..no se que pasa.

Así que he llegado a una conclusión, amo la fotografía química, no se puede explicar de otra manera: repaso un libro de Plossu y me saltan las lagrimas al ver sus imágenes borrosas, veo mi archivador de negativos cerrado y parece que me habla, sueño que estoy en el baño agitando las cubetas esperando a ver que sale.

Como todo buen amor hay desencuentros, separaciones y a veces rupturas, no se en que fase estoy. Acabo de hacer un intento mas de digitalizar unos negativos con la cámara digital, la historia de amor no se ha acabado y lo se, guarde un objetivo de 35mm de Leica por si acaso.

Algo sigue ahi dentro, latente, la digital no me llena, es perfecta, es fácil, te satisface rápidamente, puedes trabajar profesionalmente con ella, just name it.. pero yo, estoy enamorado de otra.

© Daniel Belenguer Fake de fotografia analógica, Tomás badia retratado con una cámara digital, después de pasarle un preset gratuito emulando la película Kodak TMAX3200 y añadirle una buena cantidad de grano con software.

© Daniel Belenguer

Fake de fotografia analógica, Tomás badia retratado con una cámara digital, después de pasarle un preset gratuito emulando la película Kodak TMAX3200 y añadirle una buena cantidad de grano con software.

© Daniel Belenguer Las manos del señor de arriba. Imagen conseguida al fotografiar un negativo de 35mm con alta resolución sobre una caja de luz  y después de un recorte de un 50% aproximadamente. aqui podeis ver esta imagen escaneada con un escáner de alta gama flextight.   Ya intente esta táctica y aunque es rápida y da mucha nitidez tenía un problema que no supe solucionar o encontrar solución. Los bordes del negativo me salían con una diferente exposición al resto del negativo.

© Daniel Belenguer

Las manos del señor de arriba. Imagen conseguida al fotografiar un negativo de 35mm con alta resolución sobre una caja de luz  y después de un recorte de un 50% aproximadamente.

aqui podeis ver esta imagen escaneada con un escáner de alta gama flextight.

 

Ya intente esta táctica y aunque es rápida y da mucha nitidez tenía un problema que no supe solucionar o encontrar solución. Los bordes del negativo me salían con una diferente exposición al resto del negativo.