El Boixar, historia de una fotografía

Era otoño, si no recuerdo mal noviembre. Después de una temporada de 40 o 50 bodas, estaba deseando salir al monte y guardar la cámara digital en un armario hasta la primavera, al fin tenía un fin de semana libre, así que nos metimos en el land rover de quinta mano de Paco y nos propusimos fotografiar El Faig Pare, una reliquia natural que se encuentra en el parque Natural del Ports.

Decidimos parar a dormir en El Boixar, un pequeño pueblecito cercano a Fredes con muy pocos habitantes (en aquella época), en cuanto dejamos los trastos, a pesar de ser noche cerrada salimos con las cámaras y los trípodes a intentar hacer alguna fotografía del pueblo, nos alejamos un poco andando por la carretera para intentar una vista general, estaba negro, pero imaginábamos esperanzados que la niebla ayudaría a sacar algo en la diapositiva, no sabíamos muy bien que...era divertido probar sin saber lo que sacaríamos al final, así que en algún lugar planté la canon eos 1v que usaba entonces y tiré una serie de exposiciones para intentarlo al menos.

Al cabo de unas semanas recogí los carretes revelados y esperaba ansioso los resultados cuando me encontré está foto diferente al resto..la diapositiva consigue sacar esos colores intensos y realza las dominantes de color hasta un punto irreal.

Con el tiempo he vuelto varias veces a la zona y he fotografiado los olivos de San Mateu, La Sierra de Irta, Peñiscola, etc,., pero ninguno permanece en mi recuerdo como aquel viaje con los Pacos, cuando éramos libres y valientes.

 El Boixar enterrado en niebla. © Daniel Belenguer

 El Boixar enterrado en niebla. © Daniel Belenguer