Balas de plata #17. Elizabeth Messina

Esta semana en la sección dedicada a fotógrafos analógicos, os traigo a una fotógrafa de boda, moda, boudoir, etc,...Elizabeth Messina.

En EEUU quedan unos cuantos fotógrafos/as de boda que siguen usando la fotografía analógica como su medio de trabajo fundamental, siempre he dicho que los retratos con pelicula fotográfica quedan mucho mejor y más suaves que con la extrema definicion de las cámaras digitales.

Pero, me he ido por las ramas..Elizabeth Messina es el tema de hoy. Como fotógrafa yo la definiría como retratista. Tiene un estilo intimista y delicado, y todo en su blog o web lleva su sello, la atención al detalle forma parte de ese sello personal, a veces barroco, pero tan bien enfocado a su tipo de cliente y te da la sensación de que ella en realidad es así.

© Elizabeth Messina

© Elizabeth Messina

Elizabeth Messina usa para la mayor parte de sus trabajos negativo, y sobre todo color, antes de que Jose Villa ( al cual ha fotografiado) fuera tan conocido, ella ya usaba la famosa Contax 645 con el 80/2 para conseguir ese efecto cremoso y suave, producido por la sobreexposicion y la escasa profundida de campo del objetivo carl zeiss.

En su web podeis ver tambien fotografía de niños, sesiones boudoir, bodas alrededor del mundo, etc,..y también como no, ha publicado algunos libros, siendo el más señalado The Luminous Portrait.

Cuando fotografiaba bodas tenía tres referentes: Carlo Carletti que para mi juega en una liga aparte y siempre ha sido mi favorito (se queda fuera de la serie porque ya no usa film, pero a mi me engancharon sus reportajes de boda disparados con HP5),  Elizabeth Messina y el próximo balas de plata sobre el que escribiré en un futuro.

Podreis encontrar en la red varias entrevistas sobre ella, aqui podeis leer una.

Por supuesto cada uno tiene su estilo y sus ciircunstancias, pero si yo estuviera ahora en el negocio de las bodas me pararía en su web para ver lo que se puede hacer con dedicación, sensibilidad y oficio.

madre mia.. si hasta me me están entrando hasta ganas de volver a fotografiar bodas...eso si, con carretes y un par de leicas.