Balas de plata #42. Nick Brandt

Fotografiar fauna salvaje con una focal estándar o un teleobjetivo corto  es de locos, hacerlo con una pentax67 y pelicula negativa en blanco y negro de 100 ISO es no tener miedo al fracaso.

Si por casualidad llegas a  sacar unos modestos resultados puedes darte por satisfecho/a y si consigues unos retratos fantásticos de animales salvajes te convertirás en un destacado/a, aclamado/a y exitoso fotógrafo/a.

Pues más o menos eso pasa con Nick Brandt. Utilizando una técnica sadomasoquista ( que incluye filtro rojo y degradado neutro con lentes que son 2,8 o 4 de máxima abertura) consigue unos retratos de animales africanos absolutamente alucinantes.

© Nick Brandt

© Nick Brandt

Después de revelar los negativos y hacer hojas de contacto, los negativos elegidos son escaneados y trabaja sobre ellos en photoshop.

Esta última parte a mi me chirría un poco, no porque sea un purista y me parezca mal no continuar en la ampliadora, sino porque algunos resultados son geniales y otros tienen para mi gusto demasiado post proceso,  aunque recordemos que todo esa información está en el negativo.

© Nick Brandt

© Nick Brandt

Dejando aparte el lado técnico del fotógrafo que a menudo sale a relucir, Nick Brandt se desyaca también por su lado conservacionista. Como la mayoría de fotógrafos/as de naturaleza, es el amor y respeto a lo salvaje y la necesidad de preservarlo lo que motiva las interminables horas de trabajo en campo, las caminatas o las frustraciones económicas y familiares.

Su último trabajo -INHERIT THE DUST- quizás es el más conservacionista, grandes retratos de animales situados (fisicamente) en paisajes anteriormente naturales, ahora devastados. 

Usando varios negativos con una y uniéndolos con Photoshop ha conseguido unas increíbles imágenes que no hacen sino preguntarnos que narices nos pasa a los humanos, como el mismo dice es una llamada de atención.