Cuaderno de campo. La idea

Cuaderno de campo, diario de un naturalista, nature journaling...el concepto básico detrás de la elaboración de un cuaderno de campo es registrar lo observado en la naturaleza a través de  de la EXPERIENCIA PERSONAL. 

observar, rastrear, esconderse, andar, nadar, buscar, encontrar, fotografiar, escribir, dibujar..son algunos de los verbos que utilizaría para describir lo hecho.

Muchos recordamos y conservamos los famosos cuadernos de campo de Felix Rodriguez de la Fuente, donde nos explicaba los animales que vivían a nuestro lado, no hacía falta irse al Serengeti, si salías al campo podías observar algunos de los animales que veas en la tele o en los magníficos dibujos de cuadernillos semanales que fueron saliendo.

© Daniel Belenguer. Algunos de los cuadernos de Félix Rodriguez de la Fuente, el abierto en concreto es el primero que me regalaron mis padres. ¡Pequeños carnívoros!

© Daniel Belenguer. Algunos de los cuadernos de Félix Rodriguez de la Fuente, el abierto en concreto es el primero que me regalaron mis padres. ¡Pequeños carnívoros!

Con 14-15 años y las limitaciones autodidactas de un chico de ciudad, hice algunos cuadernos de campo, básicamente unas humildes libretas  hechas a boli, lápiz y pinturas de madera. No soy una persona que guarde muchas cosas del pasado, pero esos cuadernos los guardo como un tesoro personal.

© Daniel Belenguer. Algunas páginas de mis antiguos cuadernos de campo.

Desde los veintitantos las guias de campo y los prismáticos salieron muchos menos de casa, y aunque siempre me fijaba en los animales y plantas en mis salidas al campo, tuve que dejar de a un lado mis observaciones naturalistas a favor de quehaceres más prácticos.

sin embargo el disfrute en la naturaleza y la inquietud por conocer siempre estuvieron ahi.

Con los años, los hijos van siendo más independientes, y uno se libera en cierta forma de ciertas rutinas diarias, quedando quizás más tiempo libre parado personal. En mi caso he tenido la suerte de que mi hijo pequeño (11 años) se ha ido aficionando poco a poco a la naturaleza: 1º con las serpientes (sobre todo gracias a un incidente doloroso que tuve con una víbora ) y después a las plantas carnívoras de las que es un apasionado.

Además ha pasado todas sus vacaciones en la naturaleza, un pequeño pueblo donde es habitual ver animales silvestres de todo tipo.

Hace poco escribí sobre una salida a la Sierra de Albarracín (Teruel) donde pudimos aprender algo de orquídeas y de la magnifica naturaleza de Teruel.En aquel momento la idea del cuaderno de campo ya estaba decidida y aquello fue como un empujón que confirmo nuestras ganas del proyecto!

Nos planteamos hacerlo en verano, observando y apuntando las especies que fuéramos encontrándonos en nuestro lugar habitual de vacaciones: Ludiente.

Ludiente un pequeño pueblo del Alto Mijares del que he escrito bastantes veces. La zona es montañosa, con roquedos importantes y bosques densos de pinos, también hay algunos espacios abiertos sobre todo asociados a las masías, y un magnífico rio de montaña pasa por allí, generando un gran cantidad de vida y biodiversidad, y permitiendo a los humanos escapar del abrasador verano mediterráneo.

 

Teníamos claro que ambos queríamos disfrutar de las vacaciones, pero también estábamos ilusionados con este proyecto, así que había que encontrar el punto de equilibrio.

Decidímos repartirnos el trabajo de la siguiente manera:

El escribiría la mayoría de los textos, juntos colocaríamos la cámara de fototrampeo y yo me encargaría de intentar hacer algunas fotografías y dibujos. Entre los dos buscaríamos rastros y cualquier cosa susceptible de figurar en nuestro diario naturalista. 

El reto estaba servido, y el uno de julio comenzamos a recoger las plumas que encontramos en nuestra calle en Ludiente...

Próxima entrega: los materiales que utilizamos.

saludos y gracias por leer!!