Cuaderno de campo. Get dirty!

El título de la entrada lo dice todo. Para ver animales hay que entrar en su terreno y alejarse del asfalto: andar por cualquier terreno supone caídas, arañazos, picotazos, barro, agua, cansancio y sobre todo madrugones. Es lo que hay, y cuando uno se acostumbra no es algo malo sino todo lo contrario, este año, cuando volvimos a Valencia se nos hizo raro andar tan plano y sin obstáculos por la ciudad.

Adaptamos nuestro trabajo de campo (observaciones, colocación de cámara trampa, etc,..) a la climatología. El verano en la Comunidad Valenciana es tórrido, en el Alto Mijares hace calor de día pero por la noche normalmente refresca . Así que cualquier excursión por suave que sea había que programarla madrugando mucho o saliendo muy tarde. Otra opción fue emplear los días más calurosos para recorrer los barrancos con agua en busca de odonatos, anfibios o reptiles acuáticos, y los días nublados para movernos fuera del alcance del refrescante rio Villahermosa.

© Daniel Belenguer. ¡¡¡Camuflarse bien es fundamental!!!, cerca de este tramo de rio habíamos visto una culebra de collar adulta así que un acercamiento sigiloso es ¡recomendable.!

© Daniel Belenguer. ¡¡¡Camuflarse bien es fundamental!!!, cerca de este tramo de rio habíamos visto una culebra de collar adulta así que un acercamiento sigiloso es ¡recomendable.!

Los animales acoplan también sus ritmos a este calor, se vuelven más nocturnos que en otras épocas del año. Las últimas semanas de agosto por ejemplo estuve persiguiendo algunos días a una pareja de machos monteses con una buena cornamenta, quería conseguir algun retrato de un macho de cabra montés, no puedo ser. Por lo que ví después en la cámara trampa, llegaba tarde siempre: sobre las 7:30 solía llegar a la zona donde les había visto con anterioridad subir del rio sobre las 8:30 am, me escondía y nada, no aparecían, no se si tuvo algo que ver pero coincidió con unos días de mucho calor. Cuando comprobé los videos de la cámara trampa sobre las 7:15 am ya habían subido del rio y estaban más altos en la montaña que yo, ¡ya podía esperar!.

Durante todas nuestras excursiones fuimos aguzando la vista para aprender y encontrar todo tipo de rastros que encontrábamos. Los carnívoros en particular dejan señales territoriales o de sus correrías de caza,  distintas en función de la especie. En más de una ocasión acertamos, y pudimos comprobar que las marcas se correspondían con el animal que captábamos. En la naturaleza los movimientos, ruidos y señales son a menudo sutiles.

Otro buen ejemplo es el jabalí. Localizamos en un área ribereña algunas marcas: hozaduras y pisadas (que también podían ser de cabra montés, en la arena las huellas no se marcan bien), había agua, y estaba bastante protegida, con numerosos lugares para escaparse en caso de necesidad. Así que probamos y voilà: al cabo de un par de noches apareció un jabalí, en ese mismo sitio también conseguimos grabar varios videos de una pareja de  garduñas.

Hay animales como los sapos, que son más fáciles de encontrar, muchas noches salen al amparo de la humedad, y si llueve, mucho más, así que la primera noche que tuvimos una tormenta salimos y conseguimos nuestra primera observación del Bufo bufo.

Los escorpiones todavía fueron más fáciles, Javi barreda nos comentó de una zona donde suelen haber y allí estaban, después de unas cuantas piedras grandes levantadas los observábamos a placer el primer día que los buscamos. 

Las aves pequeñas requirieron otra técnica: con una red de camuflaje me sentaba - en una zona que sabía que frecuentaban- antes de amanecer a esperar a que llegarán las oropendolas, picos picapinos y con suerte arrendajos. Cuando salía de allí completamente entumecido por la inmovilidad me acordaba del porque de los hides y de la necesidad de una sillita o algo más cómodo.

Algunos animales se nos han escapado, por ejemplo el corzo. Se que en Ludiente, y en la comarca del Alto Mijares se mueven, los he visto los últimos años, pero lamentablemente este verano sólo encontré una pata suelta de un ejemplar que me confirmaron era de corzo ( en el grupo de Facebook Muskari rastros,- muy recomendable para aprender sobre rastros-).

© Daniel Belenguer. Pata de corzo encontrada entre Argelita y Ludiente, cerca de donde encontré un macho muerto el año pasado. Aunque no debe ser nada abundante hay corzo en la zona.

© Daniel Belenguer. Pata de corzo encontrada entre Argelita y Ludiente, cerca de donde encontré un macho muerto el año pasado. Aunque no debe ser nada abundante hay corzo en la zona.

Por último y no menos importante, los niños en un pueblo exploran sin cesar, de día y de noche, en el rio, jugando a pillar, al zombi o al fútbol. Ellos tienen una curiosidad natural y prestan  bastante más atención al detalle que los adultos. Muchas observaciones de mantis religiosas, salamanquesas rosadas, e incluso un zorro cerca del pueblo las hicieron ellos mientras jugaban. Por no hablar de todas las culebras, madrijas, barbos y sapos que encontraron o pescaron.

Manipulamos algunos animales, como por ejemplo la salamanquesa rosada de la fotografía, siempre con extremo cuidando de que no les pasara nada y después de un par de fotos volvían libremente a lo suyo en el mismo sitio donde los habíamos cogido, el método funcionaba porque a menudo los volvimos a ver en los mismo sitios, así que sabemos a ciencia cierta que no sufrían daño. También enseñamos a otros niños algunos animales como culebras viperinas, desafortunadamente en Ludiente muchos siguen pensando en las serpientes como seres malignos del diablo que hay que exterminar, y esta idea se transmite de abuelos a nietos, de la misma manera algunos niños han llegado a la conclusion de que es divertido matar a los indefensos sapos (por solo poner dos ejemplos).

De alguna manera civilizada hay que romper ese circulo de sinrazon y una de ellas es mostrar los animales a los niños, sin violencia, y casi nunca falla, les resultan fascinantes. Estoy convencido de la que la educación es la clave, la mayoría de niños (y adultos) están desconectados de la naturaleza, y de la nuestra en particular. No la conocen en absoluto, saben lo que es un león o un tigre por los documentales, pero no saben por ejemplo lo que es una garduña o que las culebras viperinas son totalmente inofensivas..

© Daniel Belenguer. Dani con una salamanquesa rosada. La encontramos al lado de casa, volvíamos después de beber unas cervezas a cenar a casa, ¡llevar la cámara encima siempre tiene ventajas!

© Daniel Belenguer. Dani con una salamanquesa rosada. La encontramos al lado de casa, volvíamos después de beber unas cervezas a cenar a casa, ¡llevar la cámara encima siempre tiene ventajas!

Como siempre, gracias por leer!

Próximo capítulo: fototrampeo.