Corzos en el Alto Mijares

Para el naturalista hay pocas más satisfactorias que encontrar una nueva especie, una de ellas es encontrar una especie donde no se la espera, normalmente porque no existía antes o porque había desaparecido.

Los que no tenemos mucha experiencia tendemos a encasillar a los animales en ciertos comportamientos y lugares. En mi caso  siempre había observado a los corzos en verdes prados o bosques en el norte de España, asociaba el corzo al habitat que encontraba en Somiedo.

Poco a poco iba viendo corzos en zonas a priori poco adecuadas: zonas agrícolas con manchas de encinar (pero también en el norte de España, en La Rioja).

Sin embargo verlo en el sur me sonaba raro, también es verdad que andaba yo desconectado del mundo naturalista. Poco a poco los avistamientos fueron dándose en la Serrania de Cuenca, en Talayuelas, donde algunos pensaban que eran ciervos pequeños) y Teruel, cerca de  Puertomingalvo. Hasta que en 2015 encontré mi primer corzo en Castellón, cerca del pueblo donde suelo veranear.

Lamentablemente el ejemplar estaba muerto, un magnifico macho en la carretera, en una zona de cortados y barrancos, perfecta para la cabra montés pero bajo mi punto de vista inaccesible para las delicadas patitas de un corzo. Quizás se cayó, porque no tenia heridas de bala y aparentemente parecía tener buen aspecto.

Como no llevaba cámara hice un par de fotos con el teléfono y ahi quedó la cosa.

 © Daniel Belenguer

© Daniel Belenguer

 © Daniel Belenguer

© Daniel Belenguer

Desde ese momento fuí aguzando la vista y comencé a tener en mente que además de cabras montesas, el corzo estaba presente en la zona. Un mes de julio oímos la ladra al atardecer (el periodo de celo, donde el macho parece que ladra de forma profunda), un par de veces lo ví fugazmente escaparse hacia la espesura y otras tantas me fueron comentando que lo habían visto. También encontré restos de otro animal.

Pero no conseguía ninguna imagen del "duende del bosque ", hasta ayer por la tarde, cuando una vez más, -moviéndome por una zona a priori poco apropiada para el corzo-, pude grabar   una hembra de corzo asustada que se iba resbalando entre las rocas.

Ahi lo dejo para disfrute de los que visitamos la zona y de los que gustáis de los animalejos!