Editar tus propias fotografías

Para algunos es una tarea imposible, para otros muy difícil. Elegir que fotografías serán las elegidas de entre las cientos o miles que tomas es una tarea ardua y mejor reservarla para el ojo experimentado.

A mi me resulta más fácil con las fotos analógicas, porque hago pocas fotos y normalmente no me repito demasiado, intento hacer una foto por motivo, pienso que es una buena disciplina (además de muchos más económico).

Pero a pesar de lo que me gusta trabajar en analógico, también uso cámaras digitales y ahí lo que son facilidades y despreocupación en la hora de fotografiar, se convierten en dificultades en la edición: primero porque hacemos muchísimas más fotografías, segundo porque de una misma escena solemos hacer varias tomas...

Los fotógrafos de bodas resolvieron hace tiempo este dilema: se le da al cliente todas las tomas decentes y estos eligen, el fotógrafo se cura en salud al no dejar de poner nada fundamental en la boda de sus clientes, los novios sienten que se les trata mejor.. Siento desilusionaros, nada más lejos de la realidad.

Si lo que se quiere es un buen trabajo que tenga cierta coherencia visual, debe ser el propio fotógrafo el que elija la mayoría de las imágenes, naturalmente esto no tiene nada de éxito popular, así que hoy en día si planteas esto eres casi el anticristo, casi peor que no entregar todos los archivos digitales (si Cartier Bresson levantara la cabeza desde luego se dedicaba al dibujo..)

A mi me gusta una cita del carismático William Eggleston, aquí la transcribo:

" I do have a personal discipline of only taking one picture of one thing. Not two. I would take more than one and get confunde later. I was trying to figure out wicj¡h was the best frame. I said, this is ridiculous-- I'm just gong to take one"

William Eggleston

Mientras sigo trabajando en esa magnífica filosofía de economía visual peleo con algunos archivos digitales para tratar de hacer menos ridiculo todo el proceso.

 © Daniel Belenguer

 © Daniel Belenguer