El domingo al campo

Cuando era pequeño mucos domingos íbamos a pasar la mañana o el día al campo, a Náquera al terreno del abuelo o al Saler, eran nuestros dos únicos destinos, suficiente para despertar mis ganas de aprender del mundo natural.

Ayer nos fuimos al campo mi hijo y yo a intentar encontrar algún macho de cabra montés (Capra pyrenaica), más o menos deberían estar en época de celo y bajan de sus escondites buscando a hembras para hacer lo que quieren hacer todos los seres vivos, reproducirse.

AL final del dia, cuando así habíamos desistido conseguimos ver un macho adulto, no hacía nada en particular (observar dos grupos de hembras con crías), pero estaba chulo, pudimos hacer un par de fotografías decentes y algún video.

La anécdota del dia fueron los cazadores, LA CAZA mejor dicho, ese fenómeno e instinto tan natural en el hombre que tan poco sentido tiene hoy en día y menos practicado sin ningún tipo de ética.

Cuando llegamos al primer lugar donde íbamos a buscar cabras nos encontramos un grupo de unos 10 todo terrenos con perros y cazadores matando faisanes y supongo que más cosas. El faisán no existe de forma natural en la zona, así que me lo explicaron: "como no hay ningún animal los soltamos y pasamos aquí todos juntos la mañana, pasándolo bien" - IMAGEN DE SITUACIÓN: en una mano un faisán macho ensangrentado cogido por le cuello, en la otra la escopeta, en la boca una sonrisa y mi hijo con la mandíbula hasta el suelo, ya que nunca había visto un arma, un cazador o algo parecido.

Nos fuimos al otro lado de la montaña, bien lejos, y al poco descubrimos rastros de jabalí.. a 20mts encontramos dos árboles pintados de gasoil y un bidón con agujeros con maíz, todo pensado para atraer y matar jabalíes.

Mientras estábamos comiendo el ruido de fondo eran los tiros de los cazadores a 2-3km de allí, matando los animales que habían comprado y pasándolo bien.

En un momento dado mi hijo me dijo refiriéndose al cazador que llevaba el faisán muerto:

" ¿sabes que es lo que más me ha sorprendido?, lo contento que estaba..", - ahi lo dejo-.

Cazadores del mundo, os paso una idea por si queréis probar: compraos una cámara de fotos y un teleobjetivo, y echaros al monte a buscar animales. Es muy parecido a la caza, tenéis que esconderos, esperar, andar por el campo, y además estar muy muy cerca de cualquier animal para hacer una fotografía.. lo único es que no hay sangre ni muertos, pero de verdad os lo recomiendo, es igual de emocionante. Con el tiempo descubriríais que lo divertido y lo que nos llena de verdad, es estar en contacto con la naturaleza.

Aquí el macho montés que disfrutamos, mejor verlo a 1080.

Mientras intento aprender algo de video hice lo que pude. Está grabado con una Olympus y un equivalente a un 800 apoyado en un quita-miedos.