el valor de la fotografía

Y cuando hablo del valor de la fotografía, me refiero a la  copia en papel, en un soporte físico, que puedes coger, tocar, arrugar, manchar, y donde puedes ver el paso del tiempo, no solo en la fotografía sino en el aspecto físico.

¿Os acordáis cuando se revelaba un carrete?, revelar e imprimir, luego cogíamos las copias 10x15 y las poníamos en un álbum. De cuando en cuando a alguien se le ocurre y en grupo las íbamos viendo, partiéndonos de risa viendo nuestra ropa, peinados o recordando quienes fuimos.

Cuando revelé los últimos trix del año encontré un par de fotos que me parecieron interesantes, para mi, para mi familia.. realmente cuando las hice no me dí ni cuenta, pero al revelar y escasear enseguida me llamaron la atención.

Mi hijo estaba sentado entre mi hermana y sus primos observando con atención las fotografías de cuando éramos pequeños, ¿como era su padre cuando era pequeño? y ¿como era el abuelo?, el que no conoció...

 Nuestras "obras", probablemente no trascenderán más allá de una publicación efímera en papel, en una red social o en un blog, pero una copia en papel de una fotografía nuestra o de nuestros hijos, vivirá al menos una generación, y con suerte los que nos siguen las verán con interés.

Y no, no es lo mismo verlas en una puñetera pantalla..

© Daniel Belenguer

© Daniel Belenguer