es pais para viejos

Bajábamos ya casi de noche desde el Mas de Juanedo, buscábamos el abrigo de la civilización y el calor del fuego. A los que hemos nacido en la ciudad nos cuesta comprender y mucho más vivir en el silencio impuesto del interior de Castellón.

Desde una de esas carreteras que no tiene una recta se podía ver a lo lejos Espadilla,- creo que es Espadilla-, podría ser Toga, el Castillo de Villamalefa o Argelita, lo mismo daría. 

Entre los barrancos y cortados el pueblo parece insignificante, unos puntitos de luz y civilización entre el vacío humano de la montaña. Donde antes habían campos cultivados ahora hay bosque, donde había niños ahora hay viejos. 

Todo cambia. Y espero que lo haga, de alguna manera, pero no a cualquier precio, la gente merece una oportunidad, también la naturaleza. No quiero perder esa sensación de vacío y de estar en "Nebraska", no querría ver convertido en un teatro para turistas lo que yo conozco.

 ¿como compaginar el desarrollo con la conservación de lo auténtico?

De momento mi paraíso particular sigue ahi, rodeado de un mundo oscuro al caer el sol, con el misterio de lo indómito, de lo que es salvaje, con lo bueno y lo malo. Sin filtros.

 Espadilla al caer la noche.

Espadilla al caer la noche.