Estudiar una oposicion. Cipriano

Cipriano está en los 50. Después de toda una vida trabajando, perdió su trabajo y ha tenido que replantearse la vida, buscar una alternativa. En su caso está preparando diversas oposiciones desde hace dos años- todavía no se ha resuelto ninguna-. ¿cuales son las alternativas para los jóvenes?, no son muchas, pero tienen la fuerza de la juventud y la libertad de no tener una hipoteca o hijos,..sin embargo, ¿que hace uno cuando llega a los 50 y ha perdido el trabajo que había hecho toda su vida?, o, ¿que hacer cuando el trabajo que ejercías ha desaparecido o se ha reducido a la mínima expresión? ¿quien le va a contratar?, ¿por qué con esa edad y experiencia se nos considera inútiles para el trabajo?, ¿como hacer para reinventarse?.. para mi es todo surrealista.

El camino de estudiar una oposición es muy largo, y a menudo plagado de fracasos y desesperanza, exige constancia y tomarse el estudio como un trabajo. La competencia es máxima, y no estoy hablando de opositar para juez. En las últimas oposiciones en la Comunidad Valenciana para celadores de la extinta Agencia Valenciana de Salud estaban inscritas unas 35.000 personas para 200 plazas.

Le tomé esta fotografía en la biblioteca donde a veces coincidimos. Yo también estoy estudiando una oposición.

Spain picture. Portrait. © Daniel Belenguer

Spain picture. Portrait. © Daniel Belenguer