Fotografías de Castellón. El descorche del alcornoque en la Sierra de Espadán

El mundo rural es desconocido para la mayor parte de la población, me explico: vamos el fin de semana al campo y admiramos los bancales de pidra en las montañas, en febrero vemos los almendros en flor, en abril los cerezos, oímos el sonido del agua en las acequias de los pueblos y nos preguntamos porque el suelo de los olivos está tan "limpio" y sin hierbas, creando un paisaje tan ordenado y a la vez mediterráneo.

Todos estos paisajes los forman en gran parte los trabajos que realiza la gente del campo, bien sea con acciones positivas como plantando árboles y manteniendo los bancales, o con acciones negativas para el medio ambiente, como es tirar  herbicida para poder recoger la aceituna con mas facilidad.

Cuando comencé a fotografiar la Sierra de Espadán y ví las cortezas de los alcornoques descarnadas, quise indagar más, ¿quien y por que hacía eso? la respuesta la tuve en un verano en el que hice dos o tres salidas para fotografiar a los hombres que trabajan en el descorche del alcornoque. Una tarea dura debido a la climatología ( se hace en verano), al trabajo manual y al sitio donde se desarrolla, lleno de plantas espinosas y pendientes que te dejan sin aliento.

Los hombres para bien o para mal somos incapaces de defender y proteger algo solo por su belleza, está demostrado que cuando un valor natural tiene también valor social y/o económico la protección es mucho más eficaz. En este caso, el trabajo de unos pocos hombres ayuda a mantener un paisaje único en la Comunidad Valenciana, el alcornocal de la Sierra de Espadán.

Descorchando un gran alcornoque. Sierra Espadán. © Daniel Belenguer.

Descorchando un gran alcornoque. Sierra Espadán. © Daniel Belenguer.