Hacer algo por amor al arte

Siempre me ha gustado esa expresión: "lo hace por amor al arte...", suena un poco despectiva ¿no?, básicamente la usamos cuando alguien hace algo sin tener en cuenta la rentabilidad, el dinero, el tiempo empleado, etc,..

Conozco algunos fotógrafos que están en este oficio  por amor al arte, y los entiendo, es o era una profesión preciosa..no es mi caso, para mi o era rentable en tiempo/dinero o buscaba otra alternativa. 

Ahora mismo hago cantidad de cosas en fotografía por amor al arte, y aunque tengo esperanzas de continuar en el negocio de forma semiprofesional (sigue habiendo algunos trabajos para mi..), mi dinero viene de otro sitio, y ya no tengo la urgencia ni la necesidad de hacer cualquier cosa que se pueda hacer con una cámara para ganarme la vida.

Por una parte si se piensa bien,  tener esa libertad es una gran oportunidad para hacer algo personal, sin más restricciones ni intereses que los propios. Por otra parte el escaso tiempo y las múltiples obligaciones del resto de nuestra vida nos impiden gran parte de nuestros sueños fotográficos. Recuerdo ahora mismo hablando de esto a Vivian Maier,  un ejemplo de todos conocido sobre una persona anónima que fotografío toda su vida por mayor al arte y al gran  Kason Eskenazi, que durante una entrevista hablaba de como había renunciado a la familia por su amor a la fotografía..la vida son elecciones, a veces difíciles.

Y mientras reviso algunas fotografías recientes que hice en Cádiz me acuerdo de la que acompaña el post: 

era el final de la tarde, quizás las 9, aunque en Julio y en Tarifa a las nueve hay mucha luz. Vino cuando ya se habían ido casi todos, ( pensé que por una larga jornada laboral ) se enfundó el neopreno y se metió con energía en el mar. Como no tengo ni idea de surf pensé que sería una experta: el lugar, el momento, el pelo, su ímpetu.. pero no, una vez en el agua se veía que luchaba por mantenerse en pie, por no caer, por hacerlo bien.. y ahí seguía cuando yo me fuí una hora más tarde, esforzándose por surfear, cayéndose y disfrutando a la vez.

Y es que a menudo las cosas que valen la pena en nuestra vida las hacemos por amor al arte, no hay que dar más explicaciones.

 Playa de Tarifa, Cádiz. © Daniel belenguer

 Playa de Tarifa, Cádiz. © Daniel belenguer