¿por qué una leica?

Ayer fotografié una boda (siempre digo que es mi última temporada y un año va a ser verdad, me estoy quitando...). A pesar de lo mucho que la he despreciado - he intentado venderla varias veces-, la leica no falla. Una y otra vez consigo los mejores resultados con esta cámara. El ISO máximo al que la uso es 1000, eso me obliga a menudo a disparar a velocidades lentas y fallar muchas fotos, pero no hay que olvidar que eso no es lo importante, conseguir una buena es la clave, el resto a la basura, sin piedad. Solo quedarán las buenas, o las menos malas. Las que me gusten a mí.

La verdad es que me esfuerzo en explicarme los motivos, mi otra cámara digital es una olympus con todos los avances tecnológicos.. tiene de todo!, muchas mas cosas de las que yo puedo recordar o usar. 

Y quizás ahí está la clave, la leica es tan sencilla que no necesito pensar, la tengo siempre preparada, no hay opciones ni atajos, ni ayudas, ni nada.. solo tú y hacer fotos. Y el telémetro, el visor, el enfoque manual, y si no esta muy enfocada no pasa nada, porque la foto a lo mejor sirve, ya que no estará totalmente desenfocada y así, quizás, solo quizás, sea mas interesante..

La pobre tiene ya sus años, ayer un compañero de hace tiempo me dijo: "¿todavía llevas ese trasto?"  su flamante 5dmarkIII con el zoom parecía una ametralladora, y mi leica un arco con flechas de madera. Por cierto, ¿no había un famoso fotógrafo que hablaba algo del arco, la fotografía, etc,...?, me suena un tal HCB.

Son legión los fotógrafos que aman las leicas, y al contrario de lo que algunos piensan, no es por la marca, -yo creo-, es porque tu forma de fotografiar cambia, y con ello tu fotografía..supongo que la amas o la odias, a menudo las dos cosas a la vez. 

Creo yo que los fotógrafos que odian las leicas son de dos tipos: 1º los que nunca las han usado (lleva un tiempo acostumbrarse), 2º los que no la pueden comprar (completamente deacuerdo con ellos, los precios son indecentes)

Hay otro grupo de fotógrafos que las desean y veneran. Los seducidos por su diseño, su historia, su glamour,.. las quieren hasta tal punto que solo quieren verlas y que no se arañen, guardadas en estanterías son exhibidas, alejadas de su función natural..

Por último estamos los que las amamos, no por ser un objeto del deseo, sino porque una y otra vez hacen lo que tienen que hacer: no ponerse en medio cuando ves una buena foto.

Leica m9 + 50/1,4. ISO 1000. 1/16 a 1,4. © Daniel Belenguer

Leica m9 + 50/1,4. ISO 1000. 1/16 a 1,4. © Daniel Belenguer