La mejor luz para fotografiar

Yo crecí fotográficamente con las diapositivas y los magníficos reportajes del National Geographic. Cuando usabas diapositivas (todavía se venden) tus opciones de fotografiar eran 50 o 100ISO, intentar buscar imágenes de bajo contraste ( o quemabas luces o por norma general elegías densas sombras sin detalle) y fotografiar en ciertos momentos del dia.

Creo que las manias no se curan fácilmente y a mi me ha quedado esa secuela, ahora que fotografío en digital busco esas luces de cuando usaba diapositiva. Cuando fotografio encuentro invariablemente más interesantes los momentos "in between": entre el dia y la noche, lo fijo y lo que se mueve, el frío y el calor. En esos contrastes veo cosas que me interesan. La oscuridad me atrae, quizás es porque el digital es tan nítido y reproduce todo tan perfectamente que lo que voy buscando es un poco menos de exactitud, dejar algo a la imaginación.

Con el negativo color o blanco y negro esto es tremendamente más fácil, puedes crear atmósferas fácilmente, el medio te lo permite. 

El estabilizador de la cámara te permite pasar del tripode y dejarlo en casa, lo cual es enormemente util muchas veces, pero creo que alguna vez voy a experimentar usando la cámara sin el.

Está bien que los límites sean borrosos a veces, también en fotografía.

Captura de pantalla de mi ordenador con algunas de las últimas fotografías que he tomado en el Alto Mijares

Captura de pantalla de mi ordenador con algunas de las últimas fotografías que he tomado en el Alto Mijares

es pais para viejos

Bajábamos ya casi de noche desde el Mas de Juanedo, buscábamos el abrigo de la civilización y el calor del fuego. A los que hemos nacido en la ciudad nos cuesta comprender y mucho más vivir en el silencio impuesto del interior de Castellón.

Desde una de esas carreteras que no tiene una recta se podía ver a lo lejos Espadilla,- creo que es Espadilla-, podría ser Toga, el Castillo de Villamalefa o Argelita, lo mismo daría. 

Entre los barrancos y cortados el pueblo parece insignificante, unos puntitos de luz y civilización entre el vacío humano de la montaña. Donde antes habían campos cultivados ahora hay bosque, donde había niños ahora hay viejos. 

Todo cambia. Y espero que lo haga, de alguna manera, pero no a cualquier precio, la gente merece una oportunidad, también la naturaleza. No quiero perder esa sensación de vacío y de estar en "Nebraska", no querría ver convertido en un teatro para turistas lo que yo conozco.

 ¿como compaginar el desarrollo con la conservación de lo auténtico?

De momento mi paraíso particular sigue ahi, rodeado de un mundo oscuro al caer el sol, con el misterio de lo indómito, de lo que es salvaje, con lo bueno y lo malo. Sin filtros.

Espadilla al caer la noche.

Espadilla al caer la noche.