El rey ha muerto, viva el rey

En la última luna de las hojas caídas reinaba en el cauce seco del rio el viejo macho montés y no dejaba que ningún otro se acercará a las hembras. En el mundo de las cabras monteses el tamaño también importa.

Pero tanto esfuerzo biológico pasa factura al más guerrero, y en la primavera temprana descubrí su cadaver en lo profundo de un barranco, así que tal vez este otoño el joven -que le miraba impotente desde abajo, tenga alguna oportunidad, o -lo más probable- vendrá otro rey a ocupar el trono, olfateando en el aire las promesas de unos dias locos de sexo y batallas.

Estaré esperando para verlo y contarlo, si las circunstancias lo permiten. Yo tampoco soy rey.

Captura de pantalla 2018-10-21 a las 9.02.59.png

Nota fotográfica:

tomé estas dos fotografías en el mismo momento, no es un montaje, en los datos exif de la cámara me marca diferencias de minutos, en los que iba alternando a ver si la acción se desencadenaba. Al final no llegaron a enfrentarse, la diferencia de tamaño era excesiva.

Usé una cámara Olympus OMD mark II con un 300/4 zuiko y un multiplicador 1,4x, sin trípode ni escondite, acomodado entre las piedras del barranco.

El video con fecha de noviembre fue el primer dia que los Danis localizamos a un viejo macho, cerca de Argelita, si os fijáis la mancha negra del vientre es mayor que en el macho adulto de la fotografia, al del video no lo volví a ver, el otro permaneció con el rebaño el resto del otoño-invierno.

La primavera la sangre altera

Y si eres una rana común mucho más. Desde marzo se podían oír por las charcas y tramos con agua del Rio Villahermosa a los machos croar. Entrado el mes de abril las llamadas de los machos se oyen continuamente en cualquier masa de agua, a no ser que te acerques a la charca donde están, en ese caso se callan y se quedan quietas, o si te has acercado demasiado saltan y nadan hasta ponerse a cubierto en el centro de la charca o bajo una piedra.

Se me ocurrió que no había observado una rana croar, nunca me había parado a ello, es curioso que algo tan común y nunca me había fijado en ello, quizás por eso, por común y cotidiano.

No fue nada fácil conseguir alguna fotografía del momento, quería captar la secuencia cuando se hinchan los sacos vocales. Me costó un buen rato estar tumbado como un fakir sobre las piedras alrededor de la charca, y lo peor era cuando el sol salía y recalentaba mi calva sin piedad, las malditas ranas no croaban, y bastaba con  que me fuera a probar en otra charca para que se pusieran todas a croar sin misericordia.

Andamos con ese juego un buen rato pero al final el sexo pudo más que el miedo y no pudieron resistirse, conseguí algunas tomas de video y una serie de fotografías con la Olympus omd em1 mark II y el zuiko 300/4, usando un modo de fotografia de alta velocidad en la que cuando aprietas el botón la cámara ya ha captado los instantes anteriores.

Gracias a eso pude captar la secuencia a medida que los sacos vocales de las ranas se van hinchando, todo un alarde de la técnica, muy util para momentos como este.

gracias por leer!

© Daniel Belenguer

© Daniel Belenguer

El domingo al campo

Cuando era pequeño mucos domingos íbamos a pasar la mañana o el día al campo, a Náquera al terreno del abuelo o al Saler, eran nuestros dos únicos destinos, suficiente para despertar mis ganas de aprender del mundo natural.

Ayer nos fuimos al campo mi hijo y yo a intentar encontrar algún macho de cabra montés (Capra pyrenaica), más o menos deberían estar en época de celo y bajan de sus escondites buscando a hembras para hacer lo que quieren hacer todos los seres vivos, reproducirse.

Al final del dia, cuando así habíamos desistido conseguimos ver un macho adulto, no hacía nada en particular (observar dos grupos de hembras con crías), pero estaba chulo, pudimos hacer un par de fotografías decentes y algún video.

La anécdota del dia fueron los cazadores, LA CAZA mejor dicho, ese fenómeno e instinto tan natural en el hombre que tan poco sentido tiene hoy en día y menos practicado sin ningún tipo de ética.

Cuando llegamos al primer lugar donde íbamos a buscar cabras nos encontramos un grupo de unos 10 todo terrenos con perros y cazadores matando faisanes y supongo que más cosas. El faisán no existe de forma natural en la zona, así que me lo explicaron: "como no hay ningún animal los soltamos y pasamos aquí todos juntos la mañana, pasándolo bien" - IMAGEN DE SITUACIÓN: en una mano un faisán macho ensangrentado cogido por le cuello, en la otra la escopeta, en la boca una sonrisa y mi hijo con la mandíbula hasta el suelo, ya que nunca había visto un arma, un cazador o algo parecido.

Nos fuimos al otro lado de la montaña, bien lejos, y al poco descubrimos rastros de jabalí.. a 20mts encontramos dos árboles pintados de gasoil y un bidón con agujeros con maíz, todo pensado para atraer y matar jabalíes.

Mientras estábamos comiendo el ruido de fondo eran los tiros de los cazadores a 2-3km de allí, matando los animales que habían comprado y pasándolo bien.

En un momento dado mi hijo me dijo refiriéndose al cazador que llevaba el faisán muerto:

" ¿sabes que es lo que más me ha sorprendido?, lo contento que estaba..", - ahi lo dejo-.

Cazadores del mundo, os paso una idea por si queréis probar: compraos una cámara de fotos y un teleobjetivo, y echaros al monte a buscar animales. Es muy parecido a la caza, tenéis que esconderos, esperar, andar por el campo, y además estar muy muy cerca de cualquier animal para hacer una fotografía.. lo único es que no hay sangre ni muertos, pero de verdad os lo recomiendo, es igual de emocionante. Con el tiempo descubriríais que lo divertido y lo que nos llena de verdad, es estar en contacto con la naturaleza.

Aquí el macho montés que disfrutamos, mejor verlo a 1080.

En mi archivo fotografico de la Comunidad Valenciana ire añadiendo en la medida de lo posible  las nuevas imágenes de fauna.

Mientras intento aprender algo de video hice lo que pude. Está grabado con una Olympus y un equivalente a un 800 apoyado en un quita-miedos.