Cantos de sirena.

Tomás Badía y un servidor nos conocimos gracias a su antiguo socio y amigo Emilio González. Emilio es videógrafo, hicimos una boda juntos y me vió trabajando con una leica en aquella boda, automáticamente pensó en la afición de Tomás por este tipo de cámara y esa coincidencia hizo que empezáramos a charlar.

Read More